Formulario de acceso

Olvido de contraseña

  1. Inicio
  2. Camino de Santiago por Gipuzkoa

Camino de Santiago por Gipuzkoa

  • Camino de santiago en Orio

A su paso por Gipuzkoa, la ruta Jacobea discurre por dos vías diferentes. El Camino de la Costa y el Camino del Interior.

Localidad: Gipuzkoa

Lugar:  Gipuzkoa

Fecha inicio: 1/01/2016

Fecha fin: 31/12/2017

El Camino de la Costa, para muchos historiadores,  es anterior al de Interior. Parece que fue por tierras del reino astur –que  comprendía una amplia franja a lo largo de la costa Cantábrica– por donde se  extendió, en primer lugar, la noticia del descubrimiento del santo y es lógico  pensar que los primeros peregrinos realizaran el trayecto siguiendo la costa  Cantábrica.

Camino de la Costa

El Camino de la Costa –o Camino Norte de  Santiago– es la ruta de largo recorrido más seguida tras el Camino Francés y  también la vía jacobea más antigua, según muchos historiadores. En los siglos  IX y X, todavía sin las mejoras viarias en la comunicación de Gipuzkoa con  Castilla, era la ruta preferida por los peregrinos, a pesar de que tenían que  salvar los desniveles del litoral y los cortes que suponían y suponen las  desembocaduras de los ríos guipuzcoanos: Oiartzun, Urumea, Oria, Urola y Deba.

El Camino de la Costa es hoy una forma de  disfrutar de la visión del horizonte marino y de alternar paseos por pequeños  montes con recorridos urbanos, mientras se conoce paso a paso las comarcas de  la Costa de Gipuzkoa. Tiiene su comienzo en Hondarribia y a su paso incluye los  paisajes más extraordinarios del mar y las montañas guipuzcoanas. Finaliza en  la coqueta villa marinera de Mutriku, justo antes de que el peregrino inicie el  descenso hacia tierras vizcaínas.

Camino del Interior

Desde la localidad fronteriza de Irun, hasta  el túnel de San Adrián, en el límite con el territorio histórico de Álava, el  camino jacobeo que atraviesa el interior de Gipuzkoa ha sido durante muchos  siglos una de las más importantes vías de comunicación que unía el norte de  Europa con la meseta peninsular, incluso antes de que en el siglo XI comenzara  el auge de las peregrinaciones a Santiago de Compostela.

Los peregrinos procedentes de Europa siguieron  empleando durante centurias este eje de comunicación. Sabían que el Camino del  Interior no era la ruta más rápida, pero sí bastante cómoda, segura y  resguardada. Alfonso X el Sabio fundó a lo largo de ella villas fortificadas,  que aumentaron la importancia del eje.

A su paso, el peregrino encontrará un destacado  patrimonio civil y religioso, como la ermita de Ama-Xantalen en Irun –espacio  utilizado como lugar de culto desde hacer 2.000 años–, el tolosarra palacio  medieval de los Idiakez, el conjunto artístico-histórico de Segura o la  basílica San Juan de Letrán, en Ordizia. Justo antes de pasar a territorio  alavés, en el túnel de San Adrián, el romero descubrirá uno de los rincones más  bellos del Camino y el único lugar del mundo en el que emperador Carlos I tuvo  que agachar la cabeza.



Ekei Kulturweb S.L.L.