Formulario de acceso

Olvido de contraseña

  1. Inicio
  2. Museo Cristobal Balenciaga de Getaria

Museo Cristobal Balenciaga de Getaria

  • Museo Cristobal Balenciaga
  • Cristobal Balenciaga

Cristóbal Balenciaga Museoa ubicado en la villa de Getaria, se convierte en el primer gran museo en el mundo, de sus características, dedicado en exclusiva a un modisto.

Localidad: Getaria

Lugar: Museo Cristobal Balenciaga

Fecha inicio: 31/12/2018

Fecha fin: 31/12/2019

Entradas: 7,00 / 10,00 €

Gestado bajo la tutela de la Fundación  Cristóbal Balenciaga Fundazioa, el Museo hace propia la misión de este  organismo de promocionar, difundir y potenciar la trascendencia, relevancia,  importancia y relieve de la persona y obra del genial diseñador en la creación  artística en general y en el mundo de la moda y la alta costura en particular

Tres grandes espacios, cuatro plantas, seis  salas y una cuidada selección de 90 piezas inigualables para la colección expuesta,  configuran, a grandes rasgos, el primer museo pensado y dedicado a uno de los  mayores genios de la moda universal: Cristóbal Balenciaga. El Museo además de  exhibir, de manera rotatoria, parte de las más de 1.200 piezas, que bajo la  tutela de la Fundación han sido recibidas, hasta el momento, mediante cesiones,  donaciones, depósitos institucionales o privados, busca convertirse en un  centro internacional con vocación didáctica, divulgativa e investigadora en  torno a la figura del modisto-creador.

Los edificios

  Ubicado en el Parque Aldamar, entre las calles  de Sahatsaga y la bajada de Lormendi, el Museo consta de dos volúmenes: el  histórico Palacio Aldamar y el edificio anexo de nueva planta. El Palacio  Aldamar, edificio monumental del siglo XIX, destinado ahora a las exposiciones  temporales y al Centro de documentación de Cristóbal Balenciaga Museoa, se  configuró como la residencia veraniega de los Marqueses de Casa Torres, pero  cobra especial relevancia al constituirse también en uno de los primeros  enclaves en los que un jovencísimo Cristóbal Balenciaga Eizagirre comenzó a  adentrarse en el apasionante mundo de la costura y de la moda. El edificio de  nueva planta de Cristóbal Balenciaga Museoa, adosado de forma parcial al  Palacio Aldamar por su fachada oeste, atiende a tres espacios, cada uno de  ellos dedicado a una o varias misiones interconectadas entre sí. El primero de  ellos, más significativo a la vez para el visitante, es el espacio central, que  cuenta, como emplazamientos estrella, con las seis salas expositivas conectadas  pero diferenciadas por temáticas de las piezas que albergan. Además, en este  espacio también se localizan la zona de acogida al visitante, tienda, cafetería  y sala polivalente. Un segundo espacio es el correspondiente al ámbito  didáctico, cuyo cometido principal es acoger los talleres formativos y un  centro de formación de alcance internacional. Por último, el espacio  administrativo está dedicado al taller de restauración y la gestión interna del  propio Museo. En total, las cuatro plantas de estos espacios ocupan una  superficie construida de 9.323,03 metros cuadrados.

La Fundación Cristobal Balenciaga

  La Fundación Cristóbal Balenciaga Fundazioa  atesora una colección única en el mundo de la obra del genial modisto-creador.  Su amplitud -un total de 1.200 piezas que sigue en aumento y su diversidad  formal y cronológica – incluye, por ejemplo, los modelos más tempranos y más  recientes que se conservan del genio guipuzcoano- hacen de la misma una muestra  completa, coherente y del más alto nivel internacional. Otro valor excepcional  de la colección reside en la procedencia de las piezas. Personalidades ilustres  del siglo XX como Mona Von Bismarck, Bunny Mellon, Patricia López Wilshaw,  Barbara Hutton, la Princesa Rethy, Grace Kelly o Madame Bricard vistieron  algunos de los modelos que posee ahora la Fundación. Además, otras donaciones  han procedido también de nombres ilustres, como el propio presidente de la  Fundación, Hubert de Givenchy, o la Reina Fabiola de Bélgica.

     
  • La exposición permanente
        Compuesta por una cuidada selección de 90  piezas, entre trajes y complementos, se encuentra distribuida en el Museo en  seis espacios entrelazados pero separados en función de criterios temáticos.  Sus nombres ya resultan reveladores de su contenido: Comienzos, Día, Cóctel,  Noche, Novias y Balenciaga Esencial. Las cuatro salas intermedias –Día, Cóctel,  Noche y Novias- aparecen en el Museo dispuestas en el mismo orden en el que  tradicionalmente se exhibían las prendas en los desfiles de alta costura. En  este sentido, la exposición aspira a ser el desfile de la mejor obra de  Cristóbal Balenciaga.  
  • Espacio "Comienzos"
        El visitante encontrará en este primer espacio  las claves para conocer el genio temprano de Balenciaga, sus primeros pasos en  el mundo de la moda, su proceso formativo –absolutamente determinante en la  posterior explosión creativa del guipuzcoano- y las primeras creaciones que  comenzarían ya a marcar las líneas a seguir en la brillante carrera profesional  del modistocreador de Getaria. En este espacio cobrarán sentido los contactos  iniciales y primarios con la moda encorsetada de finales del siglo XIX o la  posterior liberación en la vestimenta de la mujer tras la Primera Guerra  Mundial. Era el comienzo del genio creativo de Balenciaga.  
  • Espacio "Día"
        La formación de Balenciaga comienza a tener  sentido en forma de creaciones. Como ejemplo, se sirvió de su dominio de las  técnicas sartoriales para 'inventar' innovadoras siluetas provistas de líneas  fluidas y curvadas. Evidentemente, ello chocaba de plano, por ejemplo, con los  encorsetados modelos avalados por Christian Dior de finales de los años 40. Precisamente  en esos años, en 1947, prosigue con su experimentación de formas y diseños  presentando su línea barril, que se olvidaba del talle gracias a una forma  curva sobre la espalda. Nuevas propuestas fueron la línea semientallada (1951),  la túnica (1955) o el vestido saco de 1957, propuestas que convulsionaron por  completo el panorama de la moda de la época. Las aclamaciones resultaron  generalizadas por parte de todos los agentes implicados… Y es que Balenciaga  estaba consiguiendo, paso a paso, una de sus mayores contribuciones a la  historia de la indumentaria femenina: la introducción de una nueva silueta para  la mujer.  
  • Espacio "Cóctel"
        Balenciaga se adentra en nuevos campos acordes  a las necesidades de la nueva sociedad adinerada posterior a la Segunda Guerra  Mundial. Los modelos para el llamado cóctel son un reflejo de ello. La técnica  y fantasía de estas piezas son su leit motiv. Los encajes y bordados eran  empleados con profusión alrededor de piezas con siluetas sencillas, cuerpos  ajustados y faldas de gran volumen. Pero Balenciaga no se quedaba ahí.  Drapeados, faldas abullonadas o siluetas más audaces abundaban también en  modelos que parecían extraídas de una imaginación de otro tiempo. Para el  recuerdo queda el baby-doll (1958), extraordinaria muestra de la abstracción  del cuerpo y la autonomía artística alcanzada por la creatividad del  guipuzcoano a mediados del siglo XX.  
  • Espacio "Noche"
        La noche siempre fue para Balenciaga una  fuente de inspiración en la que reflejar de forma precisa su genio creativo y  precisión técnica. Tendencias como el historicismo, orientalismo, la indumentaria  tradicional… se convirtieron en fuente de inspiración que esbozaron  impresionantes diseños para deslumbrar a la luz de la luna. Además de estas  reminiscencias, la perfecta utilización de los tejidos, de los adornos y de la  amplia gama colorista contribuyeron a hacer del vestuario nocturno de la mujer  de Balenciaga auténticas joyas de diseño.  
  • Espacio "Novias"
          Las piezas presentes en este espacio del  Cristóbal Balenciaga Museoa evidencian a las claras la evolución tanto formal  como estética de la obra del guipuzcoano. Década a década, la inspiración y los  recursos utilizados difieren de manera más que evidente. Así, sus modelos de  novia de la década de los 40 presentan reminiscencias de los diseños del siglo  XIX. Mientras tanto, los años 50 ofrecen creaciones nupciales abiertamente  tradicionales, acordes a aquella década, de ajustado cuerpo y falda llena de  volumen. Y la evolución ya referida le lleva en la década de los 60 a  'construir' vestidos aderezados por una gran simplificación constructiva y de  adornos. De ello son muestra 'obras maestras' gestadas en 1967 y 1968, que  ceden el protagonismo total a la mujer,
      en este caso a la novia, en detrimento de  aderezos que podrían restarle protagonismo.  
  • Espacio "Balenciaga Esencial"
        El espacio expositivo del Cristóbal Balenciaga  Museoa concluye con una sala que pretende condensar el genio creativo de  Cristóbal Balenciaga en dos aspectos: el primero atiende a un estricto punto de  vista técnico; el segundo responde a las influencias que determinaron el diseño  de sus piezas durante toda su vida. En este espacio, los modelos se exhiben  siempre de manera individualizada, junto a pantallas que presentan infografías  de los vestidos con una atención especial a su patrón y ensamblaje. Con ello,  la pretensión de los rectores del Museo es ensalzar tanto la exquisita técnica  del modisto-creador como sus incuestionables y extraordinarias innovaciones  técnicas de las que siempre hizo gala y que dejó, a la vez, como legado.

Cristóbal Balenciaga – Génio creador

  Perfeccionista, extraordinariamente técnico,  creativo, innovador… Estos y otros adjetivos pueden atribuirse, sin temor a  equivocarse, a uno de los mejores y más influyentes modistos del siglo XX. Cristóbal  Balenciaga Eizagirre (Getaria, Gipuzkoa, 21 de enero de 1895 – Jávea, Alicante,  23 de marzo de 1972) se convirtió en un adelantado a su tiempo, un genio que  revolucionó la concepción del vestir y del propio cuerpo de la mujer. La  perfección era para él una obligación y el extraordinario dominio de la técnica  le facilitaba tal empeño. Fruto de ello fue su carácter innovador, que derivó  en la búsqueda de una mayor simplicidad y pureza de formas.

Cristóbal Balenciaga levantó pasiones allá por  donde fue. Las palabras de compañeros y modelos reflejan, quizás mejor que  nadie, la esencia del arte del guipuzcoano. "Es el maestro de todos nosotros",  señaló otro 'grande' como Christian Dior; "Es el arquitecto de la alta  costura", dijo de él Hubert de Givenchy; otro referente en las pasarelas como  Coco Chanel le definió como el "único auténtico couturier (modisto)", ya que a  diferencia de sus contemporáneos "era capaz de diseñar, cortar, montar y coser  un vestido de principio a fin".

A lo largo de su existencia, su carácter  precursor quedó ya pronto de manifiesto. Así, en 1917, con solo 22 años, abrió  su primer establecimiento en Donostia-San Sebastián, que tendría su continuidad  en Madrid y Barcelona. La realeza y aristocracia españolas pronto recabarían  noticias de su talento y adoptarían como propios sus diseños. La Guerra Civil  Española le obligó a bajar la persiana de sus establecimientos y emigrar a la  meca de la moda, París. En la capital francesa, más concretamente en la Avenida  George V, inauguró su primer taller, que le serviría para abrirle las puertas  de toda Europa. Corría el año 1937.

Su talento comenzaría desde entonces a  recorrer el Viejo Continente y se haría más palpable a partir de 1945. Su  innovador estilo cobraría vigencia en aquellos convulsos años europeos. Era su  marca de identidad. Ello le llevó a comenzar a recibir llamadas y visitas de  algunas de las más grandes figuras de la escena continental, como fueron los  casos de Marlene Dietrich o Greta Garbo. Suyos fueron también los diseños de  los vestidos de novia de la Reina Fabiola de Bélgica, entre otras ilustres  representantes de la aristocracia, o las creaciones para las damas de las  grandes fortunas norteamericanas.

Sin lugar a dudas, suya fue una de las mayores  aportaciones a la historia de la moda: la introducción de una nueva silueta  para la mujer. La ruptura con lo establecido hasta entonces cobró vida con  diseños provistos de líneas fluidas y volúmenes sorprendentes. Fueron, en  definitiva, líneas, modelos y diseños que marcaron una época, como la línea  tonneau (1947), el look semi-entallado de 1951, las faldas balón de 1953, la  túnica de 1955, el vestido saco de 1957 o el baby-doll de 1958. Fue la eclosión  definitiva, la ascensión a los altares de la costura de un iconoclasta  adelantado a su tiempo. Sus colegas, la industria de la moda y el público en  general así lo evidenciaron con sus 9 halagos. Incluso hoy en día, medio siglo  después de aquella ruptura con el pasado, las pasarelas

Hitos más relevantes de su vida:

     
  • 1895: Cristóbal Balenciaga Eizaguirre nace en  Getaria (Gipuzkoa) a las cinco de la tarde del 21 de enero.  
  • 1907-1911: Se traslada a San Sebastián e  inicia su período de aprendizaje como sastre en algunos de los mejores  establecimientos del momento, como Casa Gómez y New England.  
  • 1911: Comienza a trabajar como sastre en los  Grandes Almacenes Au Louvre de San Sebastián, y en solo dos años es nombrado  jefe de taller de confecciones para señora.  
  • 1914: Se traslada a Burdeos donde trabaja en  una conocida casa de modas propiedad de unos amigos.  
  • 1917: Establece su propia casa denominada C.  Balenciaga en el número 2 de la calle Vergara de San Sebastián.  
  • 1918: Se asocia con las comerciantes  donostiarras Benita y Daniela Lizaso, inyectando así nuevo capital en la  empresa.  
  • 1919: Constituye formalmente, junto a las  hermanas Lizaso, la sociedad Balenciaga y Compañía por un período de seis años  (iniciado en enero de 1918). La nueva empresa permanece en la calle Vergara, 2.  
  • 1924: Disuelta la sociedad Balenciaga y Compañía,  se establece en solitario con el nombre Cristóbal Balenciaga en el número 2 de  la avenida de la Libertad.  
  • 1925: La reina María Cristina y la infanta  Isabel Alfonsa se hacen clientas de Cristóbal Balenciaga. Les seguirán otras  damas de la familia real y la Corte.  
  • 1927: Funda una nueva empresa dedicada a la  alta modistería tradicional con el nombre de Eisa Costura, sita en el número 10  de la calle Oquendo de San Sebastián. El nuevo establecimiento coexiste con el  salón de alta costura de la Avenida.  
  • 1931: La proclamación de la Segunda República  provoca el exilio de la clientela más distinguida de Cristóbal Balenciaga, que  verá drásticamente mermada su actividad de alta costura. El modistocreador se  ve obligado a replantear su negocio.  
  • 1932: Abre un nuevo establecimiento de  modistería llamado B. E. Costura en la capital guipuzcoana, en la calle Santa  Catalina, 6.  
  • 1933: Al cese de la actividad de Eisa Costura  y B. E. Costura, Balenciaga funda un nuevo establecimiento bajo el nombre de  EISA B. E. Costura, en el primer piso del número 2 de la avenida de la  Libertad. La firma Cristóbal Balenciaga se traslada al segundo piso del mismo  edificio. Abre una sucursal en Madrid, en la calle Caballero de Gracia, 42.  
  • 1935: Establece una tercera sucursal de EISA  B. E., en el número 10 de la calle Santa Teresa de Barcelona.  
  • 1936: Con el estallido de la Guerra Civil,  abandona el país y se establece en París. Cesa temporalmente la actividad  normal de sus tres casas de San Sebastián, Madrid y Barcelona.  
  • 1937: En julio constituye la sociedad  BALENCIAGA junto a Nicolás Bizcarrondo y Wladzio d´Attainville. El 5 de agosto  presenta, con gran éxito, su primera colección de alta costura en el 10 de la  Avenue George V de París.  
  • 1938: Cambia la denominación de su  establecimiento de San Sebastián, que pasa a llamarse Eisa Costura. Las casas  de Madrid y Barcelona adoptarán el nuevo nombre tras el fin de la Guerra Civil,  en 1941 y 1942 respectivamente.  
  • 1939: Balenciaga presenta una colección de  profunda influencia historicista con claras reminiscencias de la moda del siglo  XVII y el Segundo Imperio francés. El éxito de sus vestidos «Infanta» es  arrollador.  
  • 1940: Presenta en sus colecciones numerosos  vestidos negros de día que acentúan las caderas mediante drapeados o pequeños  polisones, rescatando así elementos característicos de la moda decimonónica que  tanto admiraba.  
  • 1941: La casa de costura de Madrid se traslada  al número 9 de la avenida José Antonio (hoy Gran Vía).  
  • 1943-1944: El modisto-creador deslumbra con su  soberbio empleo de bordados y pasamanería en espectaculares modelos de noche.  
  • 1945: Finalizada la Segunda Guerra Mundial,  Balenciaga participa en el «Théâtre de la Mode», una exposición itinerante de  muñecas-maniquíes vestidas de alta costura por los mejores creadores de París  que recorrerá Europa y América. Fue un esfuerzo colectivo dirigido a  reivindicar el papel de la capital francesa como centro internacional de la  moda.  
  • 1946-1947: Balenciaga presenta la línea  tonneau o barril y triunfa con boleros magníficamente bordados de clara  influencia española. Nace el primer perfume de la Casa Balenciaga con el nombre  Le Dix.   
  • 1948-1949: Se inaugura la primera boutique  Balenciaga diseñada por el reconocido decorador Christos Bellos. Se presenta el  segundo perfume de la Casa, La Fuite des Heures. Wladzio d´Attainville fallece  en Madrid el 14 de diciembre de 1948.  
  •     1950: Las mangas melón y las faldas globo  hacen que el volumen y los tejidos con cuerpo protagonicen las colecciones de  este año.  
  • 1951: Balenciaga opta de nuevo por la fluidez  y huye de las encorsetadas figuras imperantes desde 1947. Siguiendo los  principios que guiaron la línea barril, introduce el traje semientallado, caracterizado  por su volumen en la espalda que contrasta con el talle ajustado en el frente.  El talle cae a la altura de la cadera transformando de nuevo la silueta  femenina.  
  • 1955: Presenta la túnica, un vestido en dos  piezas de líneas rectas y depuradas que envuelve el cuerpo sin oprimirlo. Nace  Quadrille, el tercer perfume de la Casa.  
  • 1956: Balenciaga decide mostrar sus  colecciones un mes después del inicio oficial de los desfiles de alta costura.  
  • 1957: El modisto-creador introduce en sus  colecciones el vestido saco, un paso más en la evolución sartorial que comenzó  con la línea barril en 1947. Sus creaciones de líneas puras y fluidas continúan  revolucionando la moda del momento.  
  • 1958: Presenta el vestido baby doll,  caracterizado por la sencillez de su silueta trapezoidal que elimina el talle,  y los vestidos de cola de pavo real, más largos por detrás que por delante.  Abraham crea para el modisto el gazar, un tejido de propiedades escultóricas  apto para sus creaciones cada vez más conceptuales. El Gobierno francés le  otorga el título de Chevalier de la Légion d'honneur por sus servicios a la  industria de la moda. La prensa internacional lo consagra como «el Maestro» y  el «Rey de la alta costura».  
  • 1959: Los trajes sastre presentan nuevas  líneas, con chaquetas cortas y talles subidos. Destaca el estilo Imperio de  talle alto en las creaciones de noche.  
  • 1960: Balenciaga diseña el traje de novia de  Fabiola de Mora y Aragón, nieta de la marquesa de Casa Torres y futura reina de  Bélgica.  
  • 1961: La influencia de la obra de Zurbarán se  deja sentir en los magníficos vestidos de noche presentados en las coleciones  de este año.  
  • 1963: Balenciaga presenta un estilo sport de  gran elegancia y sorprende con la introducción de las primeras botas de alta  costura realizadas por Mancini.  
  • 1964: Triunfan los saris realizados en lamé  para la noche. Elizabeth Taylor vistió uno de estos magníficos modelos en enero  de 1965.  
  • 1967: Balenciaga introduce formas cada vez más  puras y abstractas. Periodistas y clientes aclaman la colección por su  destacada maestría y originalidad.  
  • 1968: Diseña los uniformes de las azafatas de  Air France. Presenta su última colección en primavera y anuncia su retiro, así  como el cierre de todas sus casas de París, Madrid, Barcelona y San Sebastián.  Balenciaga deja la alta costura tras cincuenta años de plena dedicación a su  oficio.  
  • 1972: Diseña el vestido de novia de María del  Carmen Martínez-Bordiú, nieta de Franco y futura duquesa de Cádiz. El  modisto-creador fallece en Jávea (Alicante), el 24 de marzo, y es enterrado en  el pequeño cementerio de su Getaria natal.

HORARIOS DEL MUSEO

  • Noviembre-febrero
    Martes a domingo: 10:00h. / 15:00h.
  • Marzo-octubre
    Martes a Domingos: 10:00 h. / 19:00 h.
  • Julio y Agosto
    Todos los dias: 10:00 h. / 20:00 h.

Tarifas:
 Normal: 10,00 €
 Reducida: 7,00 € (jubilados, estudiantes,  gazte txartela y jóvenes hasta 18 años)
 Gratis: Miembros del ICOM, profesores de la  Escuela Pública Vasca y niños hasta 9 años.
Tarifa especial para grupos: 10% descuento

Visitas Guiadas y programadas: 943 008840



Ekei Kulturweb S.L.L.