Formulario de acceso

Olvido de contraseña

  1. Inicio
  2. Exposición: Frida Kahlo artista y activista

Exposición: Frida Kahlo artista y activista

  • Frida Kalho

El Centro Cultural Aiete presenta una exposición sobre la pintora mexicana Frida Kahlo. Además de ejercer como comisaria, Aitziber Alonso ha creado unas ilustraciones que repasan la vida de la pintora mexicana. Además, en la muestra podemos encontrar impresiones de la obra de la pintora y objetos inspirados en ella. Mención especial merece el mural hecho para esta ocasión por la artista suiza Paoletta Balmelli.

Localidad: Donostia / San Sebastián

Lugar: Centro Cultural Aiete

Hora:  

Fecha inicio: 8/02/2019

Fecha fin: 24/03/2019

Entradas: 0,00 €

Donostia Kultura

Reina Regente, 8. 20003 Donostia (edificio del Tea (20003) Donostia / San Sebastián

Teléfono: 943 481 150
Fax: 943 483 900
Web: http://www.donostiakultura.eus
Email: donostiakultura@donostia.eus

Donostia Kultura -hoy en día Entidad Pública Empresarial- tiene por objetivo situar la cultura como uno de los principales activos de desarrollo y proyección de la ciudad. Gestiona diversos equipamientos y servicios municipales, además de programar en todas las disciplinas culturales, organizar festivales y, sobre todo, promover nuevas plataformas culturales en la ciudad, aunando las iniciativas públicas y las privadas.

En los años posteriores a 1954, después de su fallecimiento, es cuando la vida y obra de la artista ha tenido un gran reconocimiento. Frida Kahlo se ha convertido en un referente mundial, entre otras cuestiones, del feminismo y de la cultura mexicana.

La vida de Frida (Coyoacán, 1907-1954)

En el México de 1910, los campesinos, que vivían en la miseria, dirigidos por líderes como Emiliano Zapata y Pancho Villa, se levantaron contra el dictador Porfirio Díaz, que llevaba más de 30 años en el poder. La revuelta dio paso a una cruenta guerra civil en la que murieron más de un millón de mexicanos.

Frida Kahlo nació en Coyoacán, a las afueras de México D.F. en 1907, tres años antes de que estallara la Revolución Mexicana. Su padre, Wilhem (Guillermo) Kalho, de ascendencia húngaro-alemana, se casó en México, tuvo dos hijas y al poco tiempo su mujer falleció. Entonces, se  casó con Matilde Calderón, originaria de Oaxaca, una excelente costurera de raíces indígenas con la que tuvo cuatro niñas más: Matilde, Adriana, Frida y Cristina. Guillermo Kahlo trabajaba para el gobierno mexicano como fotógrafo.

Con seis años, Frida enfermó de poliomelitis, por lo cual  su pierna derecha quedó más corta. A pesar de ello, fue siempre una estudiante inquieta y tenaz. Después de estudiar en el Colegio Alemán, ingresó con 15 años en la Escuela Nacional Preparatoria. Desde muy joven, Frida estuvo comprometida con las ideas de la revolución y militó en el Partido Comunista y fue una fiel activista de izquierda. Sabía español, alemán, inglés, francés y náhuathl, una lengua indígena mexicana. Su padre le contagió su admiración por el arte mexicano y le enseñó a hacer fotos y colorearlas, conocimientos que le resultaron muy útiles a la futura pintora.

Cuando tenía 18 años, tuvo un trágico accidente. El autobús en el que viajaba fue arrollado por un tranvía. Las consecuencias para ella fueron graves: fractura de varios huesos y lesiones en la espina  dorsal. La operaron más de 30 veces a lo largo de su vida, tuvo que soportar grandes dolores, y no pudo tener hijos. Debido al accidente estuvo inmóvil varios meses. Por ello, sus padres le regalaron pinturas y un caballete para que se entretuviera. También colocaron un espejo bajo el dosel de su cama. Gracias a él, Frida podía autorretratarse.

En 1929, Frida se casó con el pintor Diego Rivera, el gran amor de su vida y la persona que más influyó en su pintura. Se conocieron en la escuela donde ella estudiaba, él  era un artista famoso y estaba pintando un mural. Diego Rivera representaba la nueva tendencia del arte nacionalista mexicano y además ocupaba un alto cargo en el partido comunista.

La Casa Azul

La Casa Azul de Coyoacán donde había nacido Frida, era originalmente blanca pero se le dió un aire mexicano cuando Frida y Diego se mudaron a la misma. La pintaron de azul oscuro y coral, y la decoraron con esculturas, dibujos y objetos que mostraban su amor por la cultura mexicana. En ella dieron asilo durante más de dos años a León Trotsky a Natalia, su mujer.

Frida encontró paz y confort en el jardín de este lugar. Se relajaba en su patio, con sus plantas y jugando con sus mascotas. Lleno de  coloridas flores nativas, el jardín era un paraíso que inspiró muchas de sus pinturas. Cuando por salud no pudo moverse demasiado, en el jardín daba las clases de arte.

Frida artista

El arte de Frida fue muy personal y de 143 pinturas que hizo a lo largo de su vida, 55 fueron autorretratos influídos por la técnica del retrato fotográfico que aprendió de su padre. En ellos aparece con el rostro serio, cejijunta, sin ocultar la sombra de bigote; a menudo con el traje regional. En sus trabajos expresó un immenso dolor físico y emocional. Expuso en Estados Unidos y Europa, recibiendo alabanzas del escritor André Breton y del artista Pablo Picasso. La pintora amaba la naturaleza. Adoraba las plantas y los animales. Tenía mascotas como perros, monos, pájaros y cervatillos y los incluía a menudo en sus pinturas. Los animales jugaron siempre un papel simbólico y sus significados a menudo están influenciados por el folklore mexicano.

Los colores también tenían una vital importancia para Frida. No sólo los utilizaba como reflejo del arte indígena sino que también les asignó sus propios significados simbólicos. En 1944, empezó a escribir un diario personal en el que escribió acerca de los colores que utilizaba. Fue maestra en la Escuela Nacional de Pintura y Escultura, y tanto en su trabajo como en su vida cotidiana (lenguaje, vestimenta, y decoración de su casa) Frida buscó rescatar las raíces del arte popular mexicano.

La estética de Frida

Frida vestía para mostrar su  identidad de mujer mexicana fuerte e independiente. El vestido Tehuana tradicional se convirtió en un uniforme para ella. También solía llevar puestos  los siguientes motivos:
- Diadema: a Frida le encantaba llevar su pelo con trenzas y diademas con colores, telas y flores creando coronas especiales.
  - Huipil: Frida solía llevar blusas de corte cuadrado y holgado llamadas huipiles
- Enagua: debajo de sus largas faldas llevaba las enaguas que sobresalían bajo la falda
- Corsé: cuando la artista tenía que llevar moldes de yeso para  proteger su espina dorsal, los decoraba con tigres, monos y pájaros.
- Zapato rojo:después de la amputación de la pierna derecha, diseñó un bonito zapato de  plataforma de piel rojo para su prótesis.

Horario exposición:
De martes a viernes: 16:30 - 20:30
Sabádos: 10:00 -14:00, 16:30 - 20:00
Domingos: 10:00-14:00



Kulturweb